añorar, cambios, educación

Graduación, sentimientos y cambio de centro.

Hace una semana tuve que acudir a la graduación de los alumnos de mi marido.

image

Tengo que decir que estos eventos me gusta ir y ver lo que han preparado mi marido y sus compañeros durante tanto tiempo.

Salí de allí emocionada pues aunque no vaya mucho al Cole, no me gusta ir a los trabajos de los demás, parece que conociera a los niños de siempre por todas las anécdotas que me cuenta mi amor.

Ves esas caritas emocionadas, y con miedo, un poco ya que la mayoría llevan desde infantil allí y el cambio al Instituto es muy fuerte.

Dedicaron unas preciosas palabras a sus compañeros y maestros, a mi se me caían las lágrimas de vez en cuando.

Te da por pensar cuando yo viví esos momentos lo feliz y contenta que iba al colegio, lo difícil que es el cambio de centro, cuando yo en mis tiempos pase con 14 años al instituto y ya me parecía un mundo, un mundo lleno de ya mujeres y hombres, porque con 18 años y algunos repetidores-as te sentías pequeño pequeño…

No me quiero imaginar ahora los pobretes con 12 años que van al Instituto ya no por compañeros y compañeras tan mayores sino el cambio de rutinas, centros más grandes, cada hora cambio de profesor y en su mayoría ir con tu mochila a otra clase y la confianza y cercanía que tu tenias con tu maestro-a no la tienes en el instituto.

Creo que debería de volver atrás y que los niños pasarán más mayores al instituto.

También recordé los nervios que se viven cuando preparábamos los bailes para la fiesta de fin de curso, cuando preparábamos en clase una fiesta para el maestro… recuerdos que ya cuando dejas tu Cole dejas de hacer…

¿vosotros como vivisteis ese cambio de etapa??
¿echais de menos esos tiempos, esas vivencias vividas en el colegio?

Gracias por leerme, estar ahí y seguirme.

Muchos besos y feliz viernes.

Anuncios

18 thoughts on “Graduación, sentimientos y cambio de centro.”

  1. Yo estuve en el cole hasta los 15, soy de diciembre así que cumplí mis 16 ya en el instituto, y la verdad es que el cambio fue radical, no es lo mismo ni de lejos! Me encantaba el cole y compartir a diario con mis compañeros y amigos de toda la vida. La etapa del instituto la recuerdo más fría, solo estuve los 2 años de bachillerato. Yo también recuerdo como preparábamos los festivales, era genial! Ahora que lo pienso… Cuanto hace de eso ya! Me hago mayor Jajajaja

    Le gusta a 1 persona

  2. Sí que da penita verles tan pequeños… En 1º de ESO se nota muchísimo que son aún unos niños. Deberían seguir en un colegio y no dar un cambio tan radical. En un instituto puede haber críos que aún no hayan cumplido los 12 y otros con 18… Es demasiado contraste 😦

    Yo entré al insitituo con 13 y me costó adaptarme el primer año. Salí de un colegio de monjas apavada perdida, me separaron de mis amigas, no conocía a nadie… Lo pasé regulín. Me ponía tan nerviosa que casi no podía desayunar y en los recreos hasta vomitaba lo poco que tenía en el estómago. El caso es que me gustaba estudiar y sacaba notazas, pero lo de socializar lo hice muy poco a poco. Para el siguiente curso ya tenía amigos y la cosa cambió mucho. Tengo buenos recuerdos en general.

    Creo que ahora les hacen el cambio demasiado pornto. Además, en mi opinión, ahora son mucho más inmaduros que en mi época. En el insituto, éramos los alumnos los que arreglábamos los papeles de la matrícula, recogíamos las notas, teníamos más responsabilidades… Mis padres, como los padres de mis amigos y compañeros, nunca tuvieron que ir al insituto a nada. Alguna vez, quizá a alguna obra de teatro, pero poco más.

    Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

  3. Yo estuve en el mismo cole hasta los 18 y menos mal que me ahorré esos cambios porque si ya la adolescencia es dura, con un cambio de grupo y de centro tiene que sermás dificíl todavía. Aysss yo no volvería a la adolescencia ni loca jeje

    Le gusta a 1 persona

  4. Pues la verdad es que yo la ESO la hice en el mismo colegio que primaria, luego en bachiller si que me cambié a otro colegio, y fue decisión mía porque quería cambiar de aires, de profesores y de compañeros, sino podría haberlo hecho también en ese mismo colegio, pero estaba hasta las narices de la gente de allí. Primeramente me cambié a un instituto publico, me tocó de tardes y en línea en valenciano (aquí hay dos líneas en castellano y en valenciano, y casi nadie elige la de en valenciano, así que toca a los últimos en matricularse), al ir el primer día me sentí fuera de honda, había grupitos y los profesores eran muy pasotas… en el patio me sentí sola, así que le dije a mi madre que no quería volver más. Una ex compañera del otro colegio me dijo que me cambiara al suyo que era concertado, así que fui a ver si quedaban plazas y si me dejaban matricularme una vez ya había comenzado el curso, me dijeron que sí, que quedaba una plaza de bachiller de ciencias (menuda suerte o coincidencia) y me matriculé. La verdad que estoy contenta de la elección, los profesores eran una maravilla, los compañeros no estaban nada mal, porque aunque se conocían de antes me acogieron muy bien enseguida y me prepararon super bien para la selectividad. Besitos!!

    Le gusta a 1 persona

  5. Yo creo que los cambian demasiado pronto al instituto, con 12 años aun son unos niños y con todo el cambio que están sufriendo añadir el instituto…
    Yo empecé el instituto en 3º de eso, soy la última generación que hizo 7º y 8º de EGB, y la verdad que el instituto fue mi mejor época, más que la universidad, aunque al principio , el cambio de centro, de profes y de compañeros es durillo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s