bebe, embarazo, fin de embarazo, madre, padre, parto

Experiencia de un padre sobre embarazo y parto

El embarazo y parto.

Me he decidido a escribir este post por la insistencia de mi mujer para que explicara como viví yo el embarazo.

 La verdad que la búsqueda del bebé para mi no era algo primordial ni obsesionante ya que pensaba que más temprano que tarde llegaría.

Tuvimos en varios meses la desilusión de ver cómo la menstruación bajaba pero en febrero fue cuando todo empezó. Llevaba muy poco tiempo de retraso y como ella es irregular pues pensaba que sería otro retraso como en los otros muchos meses. 

Entre bromas vimos métodos caseros para detectar el embarazo y por probar probamos el método de las gotas de aceite. 

Cuando deposite las dos horas de aceite en el vaso y se juntaron rápidamente no me lo podía creer, sería cierto este método casero o no, entre nervios e incredulidad, le dije a mi mujer de hacerse una tira de embarazo, rápidamente la tira dio positivo, yo no me lo podía creer y me tire al suelo, al final se consiguió, bajamos rápidamente a la farmacia a comprar un clearblue y este lo confirmó, era positivo.

 Desde ese momento empezaron un cúmulo de sentimientos, positivos y no tan positivos. Positivos en el sentido de que íbamos a ser padres lo que tanto habíamos soñado, hablado y querido y negativos por las circunstancias, estar en tierra de nadie, solos allí, se me pasaban por la cabeza mil cosas, que pasaría si se pone mala y no tenemos allí a nadie y no conocíamos a nadie, donde acudir, que hacer, donde ir……pero poco a poco y viendo que el embarazo iba bien esos miedos fueron desapareciendo además al ver a mi mujer, es una mujer fuerte, me daba más seguridad de que todo saldría bien. 

Tuvimos momentos de bajón por algunas circunstancias pero todas se superaron. A medida que pasaba el tiempo y quedaba menos tiempo para el parto el miedo de que miedo de que naciera en tierra de nadie era mayor. 

Cuando decidimos que ya se quedaría en nuestra ciudad me quedé aliviado, porque ya ella estaba en casa y si se pusiera de parto aunque yo no estuviera sabía que había muchos familiares que estarían allí.

 Yo tuve que volver a tierra de nadie para seguir trabajando dejándola en nuestra ciudad, volví un domingo a tierra de nadie con una sensación de soledad pero a su vez de tranquilidad, que la verdad duraría poco, ya que esa misma madrugada recibí la noticia de que mi mujer estaba manchando y que iba al hospital. 

En ese momento no sabía si volver a mi ciudad o si esperar noticias….., la noche se me hizo eterna, no dormí nada. Las noticias no eran muy tranquilizadoras ya la dejaban ingresada y esperarían por si se ponía de parto o sino se lo inducirían. 

En ese momento no supe que hacer si volver a mi ciudad o si esperar para ver cómo evolucionaba todo. Al final decidí esperar un poco ya que mi mujer me decía que ella no sentía aún que el parto fuera a ser inminente, por ello me decidí a ir a trabajar y dejar todas las clases preparadas ya que desde que naciera sabía que iba a estar cerca de un mes y medio sin pisar el colé así que decidí dejar todas las clases programadas para que mis alumnos no notaran mucho el cambio de un nuevo profe.

 A las 14 salí del cole sin decirle a mi mujer que iba para allá para que no se preocupara, el camino se me hizo eterno.

Al final llegue al hospital sin que ella me esperara y pude respirar tranquilo ya si podría estar en el parto, llegaba a tiempo. 

Tanto el lunes como el martes y miércoles se me hicieron eternos cada vez que bajaba ella a la sala de observación porque no sabía si se pondría en ese momento de parto o la volverían a subir a planta. El martes por las noche se puso malísima, tenía contracciones y por su expresión y lágrimas podía preveer que eran bastantes fuertes, en ese momento no sabía que decir porque cualquier cosa que se diga no sirve de nada, los dolores los estaba pasando ella y nadie que no haya pasado por esos dolores podemos saber lo que es.

Fui varias veces a llamar a la matrona, que hay que decir se portó muy bien, aunque también tengo que decir que sentí a veces un poco de frustración al ir a las enfermeras para pedirles algún calmante o alguna cosa como estaban en una sala a media luz durmiendo y cada vez que entrabas y las despertabas ponían mala cara, no comprendo como gente que está trabajando aunque sea en turno de noche puede estar durmiendo a la bartola y si las despiertas te tratan con cierta antipatía, cosas de la sanidad pública.
El miércoles a primera hora bajaron a mi mujer al paritorio y tras una hora de larga espera pude entrar a verla, ya tenía la epidural puesta y estaba más tranquila, al entrar me sentí incómodo ya que al entrar en la sala me dijeron que me sentara en la silla y que no me moviera para nada de allí, mientras que por allí entraban y salían todos los que le daba la gana, celadores, limpiadoras, alumnos en prácticas….me sentí como de prestado. 

Mi mujer se quedó durmiendo gracias a la epidural y yo mientras allí como una estatua con sueño y aburrido pensando en cómo saldría todo. Sobre las 12 empezó ya lo dicifil, era la hora de empujar, lo primero que pensé era si toda aquella gente que estaba en el parto estaba preparada para atender a mi mujer y recibir a mi hijo y si era necesario tanta gente.

Estaba nervioso cada vez que mi mujer empujaba y yo veía que el niño no avanzaba, tanto los sensores para controlar las contracciones y las constantes vitales del bebé se despegaron de la barriga de mi mujer y no se las volvieron a poner con el inconveniente de no saber si el bebé estaba sufriendo o no, en ese momento ves que a veces las cosas no se hacen correctamente y luego pueden llegar los problemas por falta de praxis y encima con todo el circo que había montado allí, asomándose celadores, limpiadoras, gente de práctica, otros matrones y charlando como si estuvieran en una cafetería, todo una auténtica vergüenza.

Lo importante fue ver salir a mi hijo, en ese momento me quedé paralizado despues de una hora de empujones ver allí al bebé me paralizo, solo quería ver que estaba bien, salió con sus ojos abiertos viendo ya la incompetencia de algunos, ya que le echaron una pomada en los ojos y lo hizo uno de prácticas y en un ojo si se la echo bien pero en el otro ojo el niño se movió y se la junto debajo del ojo y dijo “no pasa na, se la vuelvo a echar otra vez” en ese momento se me pasó mandarlo a tomar por cu…. y decirle que las prácticas las hiciera con su pu… madre, se creen que están en una fábrica y deben de tener muy claro que hay dos profesiones en las que hay que tener muchísimo tacto o eso pienso yo que son los médicos y los profesores ya que trabajamos con personas y cualquier error no se puede subsanar cambiando una pieza.

Lo importante es que mi niño estaba ya con su madre y conmigo, nunca olvidaré la imagen más bella que he visto que fue la primera vez que mi mujer amamantó a mi hijo alli mismo en el paritorio. Al fin todo salió bien y pude respirar tranquilo, gracias a la fuerza de mi mujer que se portó como una auténtica campeona empujando.

Desde ese día a pesar de que todo es felicidad siempre estás con la preocupación de que todo esté bien en tu bebé, que crezca sano, fuerte y feliz.

Anuncios

3 thoughts on “Experiencia de un padre sobre embarazo y parto”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s